El futuro empieza hoy

En la autovía de Extremadura, a su paso por Talavera de la Reina, deja el rastro de olor a bravo. Entramos en un punto en el que Ávila, en el final del Tiétar, el nacimiento del imperioso y agreste Toledo y, al fondo, la vasta Extremadura confunden sus tradiciones, acentos y cultura. El toro, durante tanto tiempo, fue el eje de esta zona privilegiada con la sierra de San Vicente como testigo que anuncia el fin o el principio de Gredos.

El cartel que anuncia la llegada a El Casar de Talavera lo hace también a la España más rural y más auténtica. No hay que caminar mucho para encontrarte con una ganadería que poco a poco se está haciendo un hueco en un mundo tan difícil como el de la ganadería. Dehesa de Valhondillo lleva casi dos décadas de trabajo en la soledad del campo. La alquimia de una buena simiente manejada con criterio ha hecho que las últimas novilladas hayan sido de nota.

El sueño comenzó en 2003 cuando la sociedad Dehesa del Casar, con Luis Martín Barroso como gerente junto a su hijo Rubén Martín Lázaro -desde 2011 representados por Eduardo de Castro-, compraron la ganadería de José Luis Triviño, de origen Marqués de Domecq, al que añadieron en 2007 un lote de eralas de El Juli, de Alcurrucén y dos sementales de Daniel Ruiz, uno de El Ventorrillo y otro de Miranda de Pericalvo.

Con la Atalaya como guardia de una finca que repunta a verde, por fin, gracias a las últimas lluvias que han hecho respirar al campo, se vivió una intensa jornada de herradero. Hembras y machos del hierro titular del guarismo 7. Una jornada de fiesta en la que los jóvenes -muchos de ellos de la Escuela Taurina de Pepino (Toledo)– tomaron el protagonismo.

Los hierros, el fuego, el humo, el olor. Desde los sentidos brotan recuerdos de la infancia. Una tradición que no por más repetida pierde en esencia. El futuro que comienza con el hierro incandescente en el lomo de, quien sabe, un futuro semental, un toro de triunfo o una vaca que se gane una vida de lujos solo al alcance de lo bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *