Plaza de toros de la Venta del Batán

“Fue la apuesta de un grupo de majaras que nos la jugamos»

La Venta del Batán es para los aficionados como el Maná. Un paraíso que se esfumó sin tener tiempo para despedirnos. Una muerte inesperada. Una excusa, la lengua azul, que alejó a los jóvenes del verdadero protagonista: el toro. Un sueño de juventud, que nos lleva a recuerdos de padres, abuelos, de tertulias mañaneras donde escuchar era el principal objetivo. Quince años después, entre la desidia del sector -ay, qué sector- y las trabas administrativas, la lidia de reses volverá a la coqueta plaza del Batán, escuela de toreros, escuela de vida. El sábado será el día señalado en el calendario donde, además, se hará un homenaje a José Cubero “Yiyo”. La vuelta de las tientas al Batán fue uno de los temas principales de #ElAlberoPinares47.

“Qué bonito que un lugar tan emblemático vuelva a tener vida. Desde que en 1950 comenzaran a exponerse los toros de San Isidro, los aficionados hemos conocido este espacio en su máximo esplendor. Ojalá los más jóvenes tengan la suerte de conocerlo. Allí nos hemos comido la tortilla y hemos respirado el ambiente de toros”. Es el maestro José Luis Bote, que antes de contarnos en el lío en que está metido, no puede evitar los recuerdos de niño que fueron la precuela de lo que sería su paso por el Batán, historia viva de la Escuela de Tauromaquia de Madrid. “Me acuerdo del cerro donde subíamos a comernos la tortilla con pimientos que nos preparaba mi madre, que estaba buenísima por cierto, y me bajaba corriendo a ver los toros. Al ver ese toro tan cerca, me impresionaba tanto que me asustaba y subía corriendo otra vez. Gran parte de mi afición la tiene el Batán, ha sido una bomba de oxígeno para el fomento de la fiesta”.

Por eso ha generado tanta ilusión la vuelta de los tentaderos al Batán, con la Bolsa del Encuentro de Tauromaquias. Será con Tauromaquias Integradas, con Enrique Martín Arranz a la cabeza, que ha diseñado un novedoso certamen. “Enrique (Martín Arranz) es un hombre muy exigente. Detrás de este proyecto hay mucho esfuerzo, muchas ideas, y aún queda mucho por hacer. El maestro José (Miguel Arroyo) ha echado el resto cuando lo hemos necesitado con las instituciones públicas y no te cuento Martín Arranz en el tema administrativo, ha sido insaciable. Y yo ando como loco buscando utreras de máxima calidad. En el momento que está pasando la fiesta, es una forma de fomento muy bonita”.

Precisamente, antes de la primera tienta, se honrará con un homenaje a la primera figura del toreo que salió de la Venta del Batán, José cubero “Yiyo”: “Tenemos presente al primer torero que salió de la Escuela, el centenario de la muerte de Joselito y el 80 aniversario de la presentación en Madrid como matador de toros de Ignacio Sánchez Mejías. Queremos recoger parte de los valores que tenían. Tenían una enorme personalidad, eran reflexivos, arrogantes, provocativos, insatisfechos… Si encontramos chavales en esa honda sería maravilloso, pero estamos pidiendo tela”.

El objetivo del Batán desde su fundación está puesto en los novilleros y en su formación. Hoy, su situación es dramática. “Hay un problema con los que empiezan. El otro día hice un presupuesto de una novillada sin caballos de cuatro erales y salían 21.000 euros en gastos. Así, es comprensible que los empresarios no quieran montar novilladas. Es una pena que un novillero tenga que ir a Madrid a jugarse su carrera sin haber toreado en los pueblos. Yo fui a Las Ventas con 40 o 50 novilladas toreadas. Forjé mi carrera en los pueblos y luego fui a Madrid. Tenemos que poner el cascabel al gato. ¿Están preparados los chavales para tomar la alternativa?”.

«Debemos entender que estamos siendo atacados y debemos sacar las manos de los bolsillos. Queremos generar un espíritu crítico»

Tauromaquias Integradas siempre tuvo desde su fundación un papel crítico y reflexivo. Esto le llevó a uno de los aspectos más polémicos para los aficionados puristas. “Partimos de la base de que la tauromaquia tal y como está conformada es perfecta. Pero debemos entender que estamos siendo atacados y debemos sacar las manos de los bolsillos. Queremos generar un espíritu crítico. Desde que estoy en este proyecto he aprendido a ver y a escuchar. A veces pensamos que lo sabemos todo y nuestro ego no nos deja ver más allá”. Y apunta: “Cuando me dijeron los historiadores que gracias al peto hemos tenido 100 años más de vida, no me lo creía pero creo que llevan razón. Antes de la imposición del peto, había una movimiento de gente que se había sensibilizado y no querían ir a ver 10 o 20 caballos muertos, con las tripas por fuera… y fue contra la propia gente del toro que se oponía. Y es más, gracias al peto sale el toro más bravo que nunca. No debemos estar cerrados a nuevas innovaciones”.

La vuelta de las tientas en público es la victoria de un grupo de resistentes que tuvieron, incluso, que ser okupas de su propia casa cuando el gobierno de Carmena les instó a marcharse, pidiendo las llaves. “Fue la apuesta de un grupo de majaras que nos la jugamos. Lo que nos sabe la gente es que nos echaron a los jurídicos encima, pero aquí seguimos. Este es un espacio abierto y esperamos que esto tome cuerpo porque la fiesta lo necesita. La fiesta de los toros no está para caprichos”. La vuelta de las tientas al Batán debe ser un motivo de celebración para los aficionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *