Greta Thunberg

Greta y la propina

Por fin Greta llegó a Madrid después de un mes cruzando Missisipi en un barquito de vela. Con el lío que se formó para llevarla de Lisboa a Madrid, bien podría haber mandado una carreta rociera de la Hermandad de Bollullos que no contamina y ya si ponen a algún talentoso a la guitarra, a lo mejor la hubiera animado un poquito esa cara de vinagre. Con dieciséis añitos, hija… Una poquito más de alegría, y de ir al colegio. Que mientras estaba en el barco de Chanquete, los niños de su edad estaban haciendo exámenes de Matemáticas, Lengua, Historia, y ahora están esperando a las notas antes de Navidad. Vamos, lo normal.

Durante el camino de Lisboa a Madrid, la Greta podría haber parado a descansar, por ejemplo, en alguna de las ganaderías que pastan en el campo bravo extremeño. Total, el paso por Badajoz hay que hacerlo en coche eléctrico, en motocarro o en transportín. Qué forma más ecológica de hacer una “paraíta”. Así, podrías ver que la dehesa y el toro bravo son el pulmón de nuestro país, donde convive la más diversa fauna y, según dicen los expertos, el toro bravo genera un ecosistema que no se produciría si se llenara de ganado bovino manso.

Escucha el editorial en El Albero de COPE Pinares

La estrambótica familia Thunberg quiere ser modélica. Luchadora por ideales, ecologista, feminista y, como no, animalista. Tienen dos perros. Y lo que nunca les contarán es que para 2021 el Planeta dedicará un 21% de sus recursos a las necesidades de las mascotas, según datos que publica Mundotoro. Con esos recursos se cubrirían las necesidades y carencias sanitarias y de alimentación para paliar las necesidades del ser humano en el Tercer Mundo. La aportación al déficit ecológico del mascotismo es del 17%. Las huella ecológica negativa del mascotismo en Europa, es superior a la superficie de España.La huella ecológica de las mascotas en España necesita de una superficie similar a la suma de las Comunidades de Andalucía, Murcia y Madrid.

Por cierto, hoy Greta sin garbo no podría haber hecho este viaje porque los lobbis que hablan por su boca, dirían que hay explotación animal en los bueyes que llevan siglos cumpliendo su función y que la tauromaquia hay que abolirla y dejar abandona a la dehesa y extinguirse al toro bravo. Y lo que no te contarán, es que Greta va a un país donde el garboso de su presidente viaja en Falcón y en Helicóptero hasta para ir a por el pan y no se la ocurrirá decir que la está destrozando su infancia. Pero usted y yo, currantes y curritos, tenemos que ir en bici, tenemos que apagar la calefacción y tenemos que tener siete cubos de basura en casa.

Quizá uno de los motivos de que el mundo se esté convirtiendo en un polvorín es que el campo se haya quedado para que los domingueros urbanitas vayan a por níscalos en invierno disfrazados del decathlon. Y que por más cumbres que hayan, mientras las ciudades estén colapsaras y el campo abandonado, los apocalípticos llamarán negacionistas a los que no piensan como ellos, con ese alarde de superioridad que da todo a los mismos cuando lo politizan.

Gobierno progresista, reformista, ecologista y animalista

Por cierto, ya asoma la patita el gobierno progresista, reformista, ecologista y populista en materia animalista. ¿Se acuerdan del nombre que les di hace unas semanas cuando lo del Pacto del Insomnio? ¿Cuando los Marmol, Pedro y Pablo, se abrazaron como si no hubiese un mañana? Juan López de Uralde fue uno de los artífices del punto 3 del decálogo que hablaba de asegurar el bienestar animal. Sí, el punto 3 en las prioridades de los españoles, con la que está cayendo. La semana pasada, tuvo una alfombra roja en el canal 24 horas de Televisión Española para dejar claro lo que va a pasar con la tauromaquia y la caza en los próximos cuatro años.

En un canal informativo debe haber periodistas, no feladores

Y todavía nadie de la Fundación, ni de ANOET, ni de ASPROT, ni de la Unión de Toreros ha salido a decir nada. De hecho, fíjense que esto es de coña marinera, uno de los patronos de la Fundación estaba en el plató en esa mesa y en esa entrevista, y no dijo ni mú. Se excusó diciendo que las entrevistas están regladas y estaban fijadas las personas que pueden hacer preguntas. Es decir que no es una entrevista, sino un masaje en una televisión pública, con dinero público.

Pero ya saben lo que dijo la Calvo, la taurina del Gobierno, lo del dinero público no es de nadie. En un canal informativo debe haber periodistas no feladores. Hay una frase que dice “En mi hambre mando yo”, pero resulta que lo que hay en realidad son estómagos agradecidos. Quizá seré yo, que no podría callarme si llevase el peso del toreo sobre mis hombros ante semejante declaración en semejante sitio. Porque mi amor al toro está por encima de una propina. Por eso, unos pasan hambre y otros echan barriguita aunque en realidad estén en los huesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *